Beneficios de la planta del curry

La planta del curry es una planta muy similar a la lavanda ya que se caracteriza por tener una hoja pinnada de hasta 2 cm de largo de color grisáceo, y por desprender un intenso olor aromático.

Beneficios de la planta del curry
La planta del curry tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes: el curry disminuye el dolor articular, siendo recomendable para personas con enfermedades como la artritis reumatoide. También es bueno para la piel y lucha contra el envejecimiento celular, ya que protege contra los daños causados por los radicales libres.

Uso en gastronomía de la planta de curry
Los usos más comunes de las hojas de esta planta es para dar sabor a carnes, pescados y pollos, ensaladas o durante la cocción. Se utilizan las hojas, y es más recomendable cuando ya están secas.

¿Cómo secar la planta del curry?
O bien puedes poner a secar los ajíes en el deshidratador de alimentos (o en el horno a 40-50°C) por varias horas hasta que estén completamente secas. 

 

Descubre cómo infusionar curry

Para hacer una infusión se usan generalmente hierbas secas, normalmente las hierbas recién recogidas se pueden secar al aire o más rápido en el horno a unos 50 grados. Este proceso de secado al horno tarda aproximadamente entre 6 a 8 horas para completarse, la temperatura no debe superar los 50º para que los ingredientes valiosos de las hierbas estén completamente retenidos, después del secado las hierbas se almacenan por separado en un recipiente herméticamente cerrado en un lugar oscuro y seco, a partir de allí puede intentar hacer combinaciones interesantes entre diferentes hierbas secas.

1.  Colocamos en la tetera una cucharadita de curry

2.  Calentamos medio litro de agua hasta alcanzar los 90-95º

3.  Vertemos el agua en la tetera y dejamos reposar de 4-5 minutos

4. Retiramos el filtro/infusor o colamos la infusión

5. Esperamos a que se enfríe un poco y a disfrutar!

6. Se aconseja no endulzar la infusión

 

Cómo preparar una infusión helada

Durante el verano, cuando las altas temperaturas hacen que nuestro cuerpo nos pide bebidas más refrescantes, se pueden preparar las infusiones a modo de "Té helado". Para ello recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Preparar la infusión tal y como describimos arriba, pero en vez de preparar solo una taza, se prepara la cantidad que se beberá durante el día (3/4 l. o 1 l.)

Es importante asegurarse entonces que la cantidad del producto es la equivalente a la cantidad de agua

2. Una vez preparada la infusión y tras el tiempo de reposo, se procede a dejar enfriar al aire para posteriormente introducirla en el frigorífico
3. Servir con hielo y si se quiere, con algo de limón.
Atención: Si te gusta tomar la infusión dulce, se debe de añadir la miel/azúcar moreno antes de poner la infusión a enfriar, ya que en caliente se disuelve mejor.